Uno de los mejores trucos para iluminar más los espacios es recurrir a los colores claros, como por ejemplo el blanco o los tonos pastel. Estas tonalidades causan un efecto de luminosidad y amplitud en las estancias, especialmente cuando su tamaño es reducido.