Tanto en invierno como en verano, el terciopelo se ha consolidado como el tejido estrella en la decoración de interiores. La calidez y suavidad de este material ha reconquistado la tapicería de sofás, butacas y sillas, así como elementos de decoración.