La luz natural es perfecta para otorgar calidez a los ambientes. Si además utilizas muebles con colores vivos y terciopelos, el resultado será acogedor.