Los espacios nórdicos destacan por una gran limpieza visual y por una clara tendencia minimalista. Los muebles de madera son los más utilizados para aportar calidez. También es muy común la utilización de muebles con líneas sencillas y colores naturales y suaves como los marrones, los cremas, incluso algún verde y azules claritos.