El color mostaza hizo su tímida aparición hace pocos años en el mundo del interiorismo, y ahora es prácticamente un must a la hora de decorar o amueblar cualquier ambiente. Se trata de una mezcla entre marrón y dorado que sugiere calidez y elegancia con un toque vintage heredado de los años 70.