Los colores claros son tendencia en las habitaciones. Beige, blancos rotos, marrones pálidos. Combínalos con un pequeño toque de color como el azul, el resultado puede ser un dulce sueño.