El estilo Art decó deja a un lado la sencillez y lo que se pretende es destacar. La utilización del brillo, los colores, materiales nuevos a menudo en acabados brillantes, son la base de este estilo.